Imputado habría sido asesinado por Gendarmes de la Cárcel Santiago 1

La noche del 18 de enero pasado Rodolfo Valentín fue sacado de su módulo, arrojado al suelo y agredido de puños y pies provocando lesiones graves que acabaron con su vida.

En absoluto silencio personal de Gendarmería trasladaba el cuerpo mal herido de Rodolfo Muñoz, “El loco Tin”, desde la cárcel de Santiago 1 hasta la Posta Central. La gravedad de las heridas que recibió por parte de los funcionarios de Gendarmería no pudieron ser tratadas en el hospital penal, y debió ser trasladado de urgencia.

Según los funcionarios, las múltiples contusiones se las hizo por caerse del camarote, sin embargo el informe médico de la Posta Central señala que se atribuyen a intervención de terceros.

Testigos relatan que Rodolfo Valentín Muñoz Morales estaba en la reja del módulo 19, solicitando hablar con el Sub oficial Vega para ser traslado de módulo, Fue en ese momento cuando funcionarios lo habrían tomado del cuello, reduciéndolo, provocando el azote de la cabeza del loco Tin en el suelo y una vez ahí, propinándole múltiples patadas que provocaron su desmayo. De hecho, el interno fue conducido en el hombro de los gendarmes hasta el hospital donde fue trasladado a la Posta Central.

Pese a permanecer más de 24 horas con vida y hospitalizado, la familia de Muñoz Morales, Gendarmería no dio aviso a la familia de lo ocurrido, sino que fue a través de los familiares de los mismos internos que se enteraron de lo que le pasó. El problema es que llegaron a la posta Central cuando Rodolfo ya estaba con muerte cerebral.

El loco Tin tenía 55 años y estaba en calidad de imputado cumpliendo una prisión preventiva mientras se aclaraba una acusación por robo que pesaba sobre él. Estaba bajo la custodia del estado, cuyos funcionarios habrían sido sus asesinos. De hecho hay testigos uniformados y civiles que ratifican las agresiones que sufrió Muñoz Morales.

La familia de Rodolfo espera justicia, aunque bien saben que dentro de las cárceles los abusos de poder, las amenazas y las impunidades son comunes cuando las víctimas son personas privadas de libertad. No obstante, ya hay una denuncia en el Ministerio Público cuya investigación ojalá recoja la versión de los internos y funcionarios testigos de la golpiza, la grabación de las cámaras de seguridad y el informe médico que da cuenta de la participación de terceros en las graves lesiones que presentó el Loco Tin porque este hombre fue muerto en manos de Gendarmes.

Articulos Relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − tres =